Siempre tenemos la idea de que la fritura no es de las cosas mas sanas para alimentarnos, pero os aseguro que se hace correctamente,...

Siempre tenemos la idea de que la fritura no es de las cosas mas sanas para alimentarnos, pero os aseguro que se hace correctamente, aparte de conseguir resultados buenísimos, no es tan malo como lo pintan. Lógicamente hay que saber no abusar, pero como de todo en esta vida, en grandes cantidades es perjudicial.
Freír consiste en realizar una cocción a un alimento en grasa muy caliente y el objetivo es conseguir que el producto quede bien dorado y con un magnífico sabor.

Como ya sabéis hay varios tipos de fritura, con poca grasa, el salteado, por inmersión y cada tipo hay que procurar hacerlo con la grasa adecuada, tendemos a utilizar el aceite de oliva para todo y dentro de los aceites existen multitud de variedades que muchas veces usamos de manera no adecuada ya que no todos por ejemplo aguantan altas temperaturas, así como las sartenes que utilicemos, la temperatura del aceite, etc… todas estas variables influyen en el resultado final de la fritura.

Para conseguir mejorar los resultados de nuestras frituras muchas veces recurrimos a los adobos o alos rebozados, añadiendo sabor y textura a nuestro resultado final. Los adobos los utilizamos, aparte de para dar sabor, para humedecer y ablandar los alimentos antes de cocinarlos, acortando muchas veces el tiempo de cocción y garantizando un sabrosisimo resultado. En cambio los rebozados aparte del sabor aportan textura, formando normalmente una crujiente y sabrosa capa alrededor de los alimentos.

Normalmente solemos utilizar el rebozado clásico de harina y huevo, tanto para carnes como para pescados, y el clásico empanado añadiendo el pan rallado al final de la cadena antes de freír. Pero existen muchos mas, el rebozado con especias es uno de mis favoritos consiguiendo resultados sorprendentes y ademas no es necesario utilizar gran cantidad de grasa para la fritura, y así añadimos fragancias exóticas a las carnes o pescados para sacarlos de la rutina de la harina y el huevo.

La tempura es otra de mis formas favoritas de rebozar para freir, admite absolutamente todo, hace pocas semanas hablé de la tempura de pulpo, a la que añadimos una pizca de pimentón para realzar el sabor.

La cuestión es ir jugando un poco con los gustos de cada uno, como siempre os digo, así el producto final sea el que sea podrá tener sabor a lo que queramos, barbacoa, la combinación dulce-picante tan asiática, un toque mexicano o criollo, el aromático estilo magrebí y tantos y tantos otros.

Conclusión, la fritura es algo más que el poner el alimento en la sartén de turno con el aceite y esperar a que esté hecho para comernos el anodino filete o el insípido pescado, le podemos dar el toque que más nos guste de la manera más sencilla que se os puede ocurrir, siempre teniendo en cuenta los factores importantes influyentes, recordad, la sartén, la grasa o aceite que utilicemos y la temperatura.

Ricardo Ezcurdia Cocinero

Para este profesional del mundo de la joyería la cocina es su auténtica pasión, lo que le ha llevado a realizar numerosos cursos junto a grandes cocineros. Esta afición le animó a inscribirse en el concurso televisivo Master chef, donde en alguna edición se ha quedado a escasos pasos de ser seleccionados. Colaborador habitual en Cantabria en la Mesa, pone el contrapunto con sus artículos dando la visión del cocinero aficionado, compartiendo con los lectores sus recetas y sus trucos.

No hay comentarios hasta el momento.

Sea el primero en dejar un comentario a continuación.