La hamburguesa, como tal, es una mezcla de carne con distintos ingredientes que hacen que se compacte dicha carne y que forme un filete...

La hamburguesa, como tal, es una mezcla de carne con distintos ingredientes que hacen que se compacte dicha carne y que forme un filete circular que, después de darle una cocción ya sea a la plancha, al fuego, a la brasa o al horno, lo metemos entre dos panes y aderezamos con algún tipo de salsa, ensalada etc…

Hay una creencia general de que las hamburguesas son comida poco sana, y puede ser que en algún caso sí que lo sean, pero yo os propongo el tomaros un poquito de tiempo y hacerlas en casa, controlando todos y cada uno de los ingredientes que añadimos a nuestra carne para que sean lo mas saludables posibles, y lógicamente adaptándolas a nuestros gustos personales.

Últimamente se pueden encontrar hamburguesas de casi cualquier cosa: carne, pescado, verduras… En muchos restaurantes tienes mini hamburguesas, pero no confundir con las mini hamburguesitas, que deben de ser muchísimo más pequeñas y que además ganan en vistosidad vestidas con panes de colores.

Lo que os propongo hoy es bien sencillo y muy rico, se trata de hacer nuestra propia hamburguesa en casa con un magret de pato, paro lo cual necesitaremos lógicamente un magret al que retiraremos la piel y la grasa –en este caso lo haremos sin ella–, sal, pimienta, un poco de cebolleta bien picada y poco más que os desvelaré.

Retirada la capa de piel y grasa característica de los magrets, picamos con un cuchillo la carne en cubitos de medio centímetro aproximadamente. Cuando la tengamos picada procedemos a hacer lo mismo con una cebolleta tierna, pero en trozos lo más pequeños que nuestra habilidad con el cuchillo nos permita, se lo añadimos a la carne, salpimentamos y vamos formando nuestras hamburguesas, con aros o cualquier cosa que nos permita darle su característica forma redonda. Las prensamos bien y las metemos en la nevera para que vayan cogiendo forma.

Pasamos al acompañamiento. Aquí cada uno puede dar su toque personal, bien con las salsas o bien con las verduras. A mí personalmente me encanta hacer una mezcla de salsa barbacoa con un toque de hoisin, la salsa oriental de soja fermentada que ya os hemos utilizado en varias recetas; buscad vuestra mezcla ideal probando proporciones. Como acompañante las verduras que van de la mano del pato son el pepino y la zanahoria, además de las lechugas, pero siempre buscad algo crujiente.

Os recomiendo cortarla con una mandolina lo más fina posible y reservarlas en agua con hielo hasta que vayamos a montar la burguer para que mantengan su firmeza y su característico crujiente, además esto ayudará a que el pepino pierda algo de su fuerza y a que les resulte más agradable a aquellos a quienes no les guste en crudo.

Pues nada, ya está, las pasamos por una plancha a fuego vivo-fuerte durante unos 2 minutos por cada lado y listo. Ahora solo nos queda la difícil tarea de elegir el pan que lo acompañe, como esta genial hamburguesa merece, ahí tenéis trabajo… pero os recomiendo el pan tipo brioche con un toque dulce incluso, se abre y lo tostáis un poco por el interior. Y a disfrutar.

Ricardo Ezcurdia Cocinero

Para este profesional del mundo de la joyería la cocina es su auténtica pasión, lo que le ha llevado a realizar numerosos cursos junto a grandes cocineros. Esta afición le animó a inscribirse en el concurso televisivo Master chef, donde en alguna edición se ha quedado a escasos pasos de ser seleccionados. Colaborador habitual en Cantabria en la Mesa, pone el contrapunto con sus artículos dando la visión del cocinero aficionado, compartiendo con los lectores sus recetas y sus trucos.

No hay comentarios hasta el momento.

Sea el primero en dejar un comentario a continuación.