Volvemos a retomar el tema del vermut, vermú, vermouth?; no se preocupen está escrito bien de cualquiera de las maneras. Merece la pena profundizar...

Volvemos a retomar el tema del vermut, vermú, vermouth?; no se preocupen está escrito bien de cualquiera de las maneras. Merece la pena profundizar en él ya que sin salir de Cantabria podemos encontrar ya algunos sitios que se están especializando en ésta bebida.

¿Qué es el vermut? Proviene de la palabra alemana ?Vermut? (ajenjo) cuyo ingrediente principal es el ajenjo, planta medicinal conocida desde la Antigüedad por egipcios y griegos. Denominada la ?madre de todas las hierbas? por sus múltiples aplicaciones curativas. También podemos encontrar la flor del ajenjo en la elaboración de licores como absenta.

El invento del vermut se atribuye al médico y filósofo Hipócrates, quien puso a macerar en vino flores de ajenjo y hojas de díctamo (planta mágica que Harry Potter utiliza para hacer sus pócimas), obteniendo así el primer ?vino de hierbas? o ?vino hipocrático?, aunque también podríamos decir que el vermut le inventó Harry Potter, en una de sus mezclas por casualidad? La otra versión de la invención es como suele ser, fruto de la necesidad y la casualidad.

Antiguamente, cuando no podíamos presumir de las fantásticas autopistas y los cochazos de los que tenemos ahora, todos los viajes largos se hacían aún más largos: lo que hoy son tres horas antes podían ser tres días. Como ya sabéis, el vino es una de las bebidas más antiguas de la historia, imprescindible en las conocidas orgías y bacanales de griegos y romanos. Pues bien, ese vino, al transportarle durante varios días en los meses de calor por esos caminos interminables, muchas veces al llegar a su destino había que tirarlo. Por causa del calor y del mal transporte fermentaba por el camino, y antes de llegar a su lugar de recepción, era más parecido a un vinagre malo que a un vino.

Para evitar que éste vino se estropease, se le añadía cáscaras de naranja, cáscaras de limón y azúcar, con el fin de que pudiese aguantar mejor el viaje y que a pesar del calor, pudiese ser bebible al llegar a su destino.

Y aquí tenemos al primer ‘vermut’ de la historia. Ya que un vermut no deja de ser un vino aromatizado por diferentes especias, edulcorado con azúcares, caramelo y mosto de uva.

Son muchas las especias y flores que intervienen en su elaboración. Podemos encontrarnos: ajenjo, anís estrellado, hinojo, clavo, cardamomo, corteza de naranja, corteza de limón, vainilla, canela, nuez moscada, jengibre?

Ya sé lo que estáis pensando?, estos botánicos me suenan. Pues sí, estamos ante la inminente tendencia que está pisando muy fuerte y rozando los talones a los inamovibles gin&Tónics.

Erika Vásquez Sumiller

Sumiller y jefe de sala en el restaurante Casona del Judío con amplia experiencia en la organización de eventos.

No hay comentarios hasta el momento.

Sea el primero en dejar un comentario a continuación.