Cultura gastronómica| Melón español Cultura gastronómica| Melón español
El melón español ‘piel de sapo’ se cultiva mayoritariamente en Castilla-La Mancha. Por su alto contenido en agua y su dulzor, es perfecto para... Cultura gastronómica| Melón español

Piel de Sapo Zuckermelone, ganz, angeschnitten und Stück isoliert vor weißem Hintergrund

El melón español ‘piel de sapo’ se cultiva mayoritariamente en Castilla-La Mancha. Por su alto contenido en agua y su dulzor, es perfecto para refrescarse y tiene una gran cantidad de fibra, consigue saciar el hambre, vitaminas y antioxidantes.
España llegó a ser el máximo exportador de melones a nivel mundial, pero hoy ha sido superado por otros países como Colombia. Es una de las frutas más consumidas en el mundo, tras las naranjas y los plátanos.

TFGP.

TFGP.

El origen del melón se sitúa en el sur de Asia donde se pueden encontrar especies silvestres. Parece ser que procede exactamente de Irán, desde donde se extendió hacia Egipto.
Otras variedades de melones que se cultivan en nuestro país son el melón ‘tendral’, cultivado en Valencia, es muy oscuro por fuera y tardío; el melón ‘oro’, variedad autóctona de Valencia que se caracteriza por ser amarillo de carne compacta, dulce y blanca. El melón ‘verde’, de origen francés, similar al melón anaranjado pero más dulce, contiene más agua y su carne es de color verde claro.

Temporada
El melón español tiene una gran estacionalidad, finales de julio hasta octubre. Durante los meses de invierno y la primavera temprana el mercado se inunda de otros melones cultivados en invernadero, procedentes sobre todo de Brasil o Senegal, que son más insípidos, pero están disponibles todo el año.
Lo normal es distinguir la procedencia en el etiquetado, aunque no siempre está señalizada a pesar de ser obligatorio.
El melón de Almería es el más temprano, el que abre la campaña en mayo, aunque a veces por competir con los de invernadero se precipita y no tiene la óptima maduración. Es fundamental para disfrutar del dulzor de su carne que esté en su punto, que se percibe cuando la corteza alrededor del pedúnculo cede ligeramente a la presión de los dedos.

Melón francés o cantalupo

Melón francés o cantalupo

Recetas
Más allá del melón con jamón, existen otras recetas en las que esta fruta da el toque, como los gazpachos o la ensalada de cigalas. Además, es perfecto para utilizar como guarnición en platos de carne o pescado, se puede servir en forma de bolitas para acompañar al ingrediente principal o en brocheta, como por ejemplo la brocheta de rape y melón.
Una variante más sofisticada a la clásica de melón con jamón es freírlo en tempura y acompañarlo de salsa de queso, un bocado para tomar como aperitivo que combina el sabor dulce con el salado. Para ello, se envuelve cada trozo de melón con una loncha de jamón, o media si es muy grande, y se cierra con un palillo. Se mezcla la harina de tempura con el agua helada y se remueve hasta conseguir una pasta ni muy ligera ni muy espesa. A continuación, se fríe en abundante aceite muy caliente. Por último, se escurre sobre papel absorbente.

Redacción CEM Área de Redacción

No hay comentarios hasta el momento.

Sea el primero en dejar un comentario a continuación.