Un año más llegan las Fiestas de Santiago y con ellas se echa la gente a la calle para vivir una semana larga mágica...

Un año más llegan las Fiestas de Santiago y con ellas se echa la gente a la calle para vivir una semana larga mágica con un montón de ofertas de ocio para todos.
Evidentemente, la oferta gastronómica es enorme entre las casetas de feria con sus típicos pinchos, los bares, gastrobares y restaurantes que amplían su oferta no queda ni un rincón en la ciudad donde no haya gente disfrutando de nuestra semana grande, porque Santander arde en fiestas.

Una manera particular de celebrarlo con nuestra gente es hacer un concurso de pinchos entre los amigos para, en primer lugar, pasar un buen rato, involucrar a gente que no suele cocinar y hacer que se metan en fogones. Realmente es una buenísima excusa para quedar con nuestros amigos, así que hay que aprovecharla. El jurado estará compuesto por cada uno de los participantes y la cata será a ciegas. Hay dos opciones: si hay tiempo suficiente, elaborar los pinchos en el lugar donde se vaya a celebrar la competición o llevar elaborada la mayor parte y finalmente emplatar el pincho, fase que también puede entrar a concurso. Unas cervezas bien frías suelen ser el mejor acompañante para este tipo de pruebas. Pues bien, si queréis tener bastantes posibilidades de ganar, os voy a dar alguna idea para dejar a la gente con la boca abierta.

Uno de los principales elementos que integran casi todos los pinchos es el pan, tendréis que elegir el más adecuado para la elaboración que vais a hacer. Intentad sorprender y cuidado con las salsas y los líquidos porque al mojar el pan lo reblandecen y la textura crujiente y blandita que normalmente se busca desaparece. Una buenísima tosta o pincho es elaborar un salmorejo. Ya hemos visto en estas paginas cómo hacerlo. Untar unas rebanadas de pan tostado con él, añadir un boquerón en vinagre, un chorrito de aceite de oliva, escamas de sal, cebollino picado…, excelente.

Importante también es el incorporar alimentos de temporada. Siempre gusta comer cosas que estén en plenitud de sabor y madurez. Los pimientos verdes tan típicos de esta época y que gustan a todo el mundo quedan genial rellenos de tortilla de patata, simplemente tenemos que quitarles la parte superior y meter en el horno a 150º unos minutos hasta que pierdan un poco su rigidez. Freíd las patatas con su cebolla y mezclar con los huevos como siempre que hacemos una tortilla, dejad enfriar los pimientos y mientras poned en la sartén la mezcla durante unos segundos para que coja un poco de consistencia. Rellenadlos con la mezcla que hemos hecho, los cubrimos con la tapa que hemos quitado antes y los metemos al horno para que se terminen de hacer y la tortilla cuaje del todo. Servimos con buen trozo de pan.

Otra de las bases para dicho producto que más me gustan son las tortillas de maíz mexicanas. También hemos hablado en anteriores ocasiones de ellas. Tienen muchas posibilidades, podemos darles la forma que nos apetezca, tostarlas o freírlas para que queden crujientes y, cómo no, con un guacamole rico y por ejemplo unas gambas o un rico ceviche de pescado, un tartar de salmón o bonito que ahora esta tremendo, quedan genial.

Como veis hay infinidad de opciones, como dije antes, la cuestión es pasar un buen rato con los amigos y como siempre alrededor de una mesa que es como se pasan los mejores ratos.
Felices fiestas de Santiago.

Redacción CEM Área de Redacción

No hay comentarios hasta el momento.

Sea el primero en dejar un comentario a continuación.

X