Comer de tapas se ha convertido en algo tan habitual como demandar el menú del día en cualquier restaurante; en España podemos presumir de...

Comer de tapas se ha convertido en algo tan habitual como demandar el menú del día en cualquier restaurante; en España podemos presumir de ser pioneros en este estilo de comida y además haber exportado la costumbre de tapear fuera de nuestras fronteras. Tal es el éxito de éste hábito alimenticio que incluso la literatura gastronómica nos ofrece múltiples opciones en forma de libros con los que enriquecer nuestros conocimientos culinarios sobre el mundo de las tapas.

El libro que nos ocupa esta semana aparece dividido en cinco capítulos dedicados cada uno de ellos a un continente; empieza con Europa con unas tapas tan sugerentes como ‘Anchoa y Coliflor con aceite de oliva y Capuchina’ o ‘Tomate Pomamore con nieve de Parmesano’. A continuación a parece Oceanía con unos ‘Langostinos fritos con ensalada de Perejil caliente’ o ‘Pez Espada con Lardo y aroma de Manzana y Coco’.

Saltamos al continente americano y el autor nos ofrece una ‘Ensalada César New World con col alargada y Porchetta’ o un ‘Ceviche de pescado con Bloody Mary’. De América nos vamos a África donde nos ofrece un ‘Hígado de Ganso con tomates libaneses y kikos’ o unas ‘Sardinas y escabeche con aceitunas aliñadas, cítricos y queso de nata fresca’.
Deja para el final el continente más grande del mundo y donde encontramos una mayor diversidad gastronómica: Asia. De él nos ofrece el ‘Gambón oriental con guacamole japonés y patatas wonton’ o unas suculentas ‘Brochetas de cerdo con salsa de jengibre’.
Cierto es, queridos gastrolectores, que cincuenta tapas nos hacen dar la vuelta al mundo y a mí no se me ocurre otra propuesta mejor para este fin de semana que deciros:

‘¿Nos vamos de tapas?’

Ángel Luis Gómez Calle Crítico literario

Profesor de la Escuela de Hostelería del IES Fuente Fresnedo de Laredo.

No hay comentarios hasta el momento.

Sea el primero en dejar un comentario a continuación.

X