Té matcha, el elixir de moda Té matcha, el elixir de moda
Se trata de una súper bebida (o quizá una sopa) que se está convirtiendo en el aliado imprescindible para aquellos que aspiran a una... Té matcha, el elixir de moda

Se trata de una súper bebida (o quizá una sopa) que se está convirtiendo en el aliado imprescindible para aquellos que aspiran a una vida sana. No se trata de una novedad, sino del redescubrimiento, por las sociedades occidentales, de una bebida que ya se consumía en el Lejano Oriente hace más de dos mil años.

Matcha significa «té en polvo» y se elabora triturando hojas de té verde, que se han sometido a un tratamiento especial para que conserven todas sus propiedades saludables.

Se prepara como sigue. Se pone agua a hervir, se la deja reposar un par de minutos y se le añade una cucharadita (unos cinco gramos) del polvo verde que constituye el té Matcha. Se bate con entusiasmo hasta que el agua adquiera un color verde uniforme y sobrenade un poco de espuma. Los japoneses en sus ceremonias tradicionales lo baten con un palito de bambú desflecado en un extremo para producir mucha espuma. Se le puede añadir algún edulcorante líquido.

La gran potencia saludable y estimulante de este té reside en su elaboración y en su preparación. Se considera que una taza de té Matcha equivale a diez tazas de té verde. Cuando preparamos un té verde tradicional realizamos una infusión mediante la cual se extrae de las hojas de la planta los principios activos que contiene, pero descartamos toda la materia vegetal (la bolsita). En el té Matcha nos tomamos la planta completa, con todos sus componenteS.

El té Matcha tiene un gran efecto estimulante a causa de su abundancia en cafeína. Se recomienda no consumir a partir de media tarde para que no dificulte conciliar el sueño.
Ya que consumimos la planta completa, el té Matcha contiene una gran cantidad de nutrientes: fibra, vitaminas y minerales muy beneficiosas para nuestra salud, pero sobre todo tiene dos sustancias de propiedades extraordinarias. Una de ellas es un antioxidante de nombre complicado pero de gran poder neutralizador de los radicales libres. Es un poli fenol denominado Epigalocatequina galate (el ECGC). Es el responsable fundamental de las propiedades del té verde, que en el Matcha se potencian por diez. Se le atribuyen efectos beneficiosos en alteraciones metabólicas como la diabetes, el exceso de colesterol o de triglicéridos, algunos tipos de cáncer, como el de estómago, entre otros, en procesos inflamatorios como la artritis y en trastornos inmunológicos como las alergias.

Además aumenta el consumo de calorías por el organismo así que tiene un cierto efecto adelgazante. Otro de los componentes es un aminoácido denominado L–teanina que tiene propiedades neuroactivas y puede influenciar el funcionamiento de nuestro cerebro de una manera dual.

Por una parte es relajante, por lo que ayuda a controlar las numerosas formas de estrés que nos afligen cada día.

También aumenta nuestra energía vital, la capacidad de concentración y la memoria.
Una de las ventajas del té Matcha es que se puede espolvorear sobre casi cualquier plato de comida ya sea dulce o salada; por ejemplo en salsas, ensaladas o en tartas, etc. Añadiendo a nuestros platos color, exotismo y salud. También se puede añadir a cualquier bebida.

José Enrique Campillo Médico

Catedrático de fisiología y experto en nutrición y alimentación.

No hay comentarios hasta el momento.

Sea el primero en dejar un comentario a continuación.

X