Con un poco más de jugo Con un poco más de jugo
España es un país arrocero en el que se produce más que se consume. La paella es nuestro plato más universal y es conocido... Con un poco más de jugo

España es un país arrocero en el que se produce más que se consume. La paella es nuestro plato más universal y es conocido en todos los rincones del mundo. No solo en Levante se hace el arroz cocinado en paella, sino que existen distintas recetas dependiendo de por donde no movamos. Y hay, además, otros platos elaborados con arroz que nada tienen que ver con este suculento reclamo gastronómico que llena nuestros bares y restaurantes de guiris en busca de una media hora de gozo y sangría.

Cantabria es una de las comunidades autónomas donde más arroz se consume. Y no es de extrañar. A las paellas que se elaboran y degustan en casas y establecimientos hosteleros hay que sumar otras ricas viandas típicas como el arroz con leche, el arroz con pollo –plato de fiesta los domingos en muchos hogares en los años 50 y 60–, arroz a la cubana, ensalada de arroz, con amayuelas, la sopa de pescado con arroz, risotto, con fríjoles, etc. Y también como inseparable ‘amigo’ de la morcilla e, incluso, del turrón de chocolate.

Nuestra paella tiene una diferencia con la levantina. Aquí se utiliza mucho marisco para su preparación, generalmente mezclado con carne (pollo, lomo de cerdo) y verduras (ajo, cebolla, pimiento verde y rojo, guisantes). Además, solemos huir del arroz seco típico valenciano. En Cantabria gustan más los arroces melosos, un poco caldosos. En Ajo siempre fue el plato estrella de sus restaurantes, igual que en el Barrio Pesquero santanderino.

Nos pasa lo mismo con el arroz con leche, que también solemos preferir un tanto caldoso, que sepa a leche, limón y canela. Es, sin duda, uno de los postres más habituales tras una comida casera. Aunque de origen asturiano, en Cantabria hay auténticos templos gastronómicos donde se prepara esta manjar. Con leche de nuestras vacas y limones de Novales se puede partir el camino para culminar con éxito este postre. Una versión es la que en la Escuela Las Carolinas ofrecieron hace unos meses Pedro Bustamante y Reyes Gómez: Arroz con leche fresca ‘Cudaña’ y crema de orujo ‘El Coterón’. Un auténtico escándalo para llevarse a la boca.

Mención aparte tienen los nuevos platos que vienen de afuera. Y ya no solo los arroces habituales de los restaurantes chinos. Empieza a hacer furor los sushis y californias japoneses. En Santander hay abiertos ya unos cuantos restaurantes con comida de este país.

Así que no es de extrañar que en Cantabria se coma mucho arroz. Por cierto, cierra la lista de comunidades consumidoras de este cereal Navarra que, por su parte, goza de una de las huertas más ricas del mundo.

Diego Ruiz Redactor

Santander 1960. Universidad de Cantabria. Sección de Deportes, Cantabria en la Mesa y, a veces, algo de toros.

No hay comentarios hasta el momento.

Sea el primero en dejar un comentario a continuación.

X