Si por algo destaca esta estación recientemente estrenada es por la aparición de las flores en los campos; unas flores que en los últimos...

Si por algo destaca esta estación recientemente estrenada es por la aparición de las flores en los campos; unas flores que en los últimos años han pasado de los jarrones a los platos, de ser un objeto decorativo o convertirse en una parte importante de la gastronomía actual.

Y para conocer un poquito más su utilización en la cocina, os propongo, queridos gastrolectores, la lectura de este interesante libro, escrito por un ilustre cocinero, fallecido ya hace 7 años. Carlos D. Cidón, autor de varios libros de gastronomía, regentó en León durante varios años el Restaurante Vivaldi, con una estrella Michelin.
En este libro nos aporta una lista de flores comestibles, dándonos a continuación una serie de normas culinarias para poder cocinar correctamente con flores.

La parte central del libro está ocupada por una importante colección de recetas con las flores como ingrediente: ‘Garbanzos salteados con caléndulas y el aceite de sus pistilos’, ‘Espárragos frescos con mahonesa de lavanda’ , ‘Empanada de sardinas moderna con flor de hinojo’, ‘Sopa de perrechicos con berberechos y pensamientos’, ‘Flor de calabacín rellena de pescado en salsa verde’ y otras muchas más son ilustrativos ejemplos de cómo una flor puede cambiar la realidad de un plato.

Los consejos finales nos serán de mucha utilidad: cómo secar las flores, cómo conservarlas o cómo preparar un jarabe de flores.

El libro acaba con unas pequeñas lecciones sobre cómo escarchar las flores o cómo preparar azúcar, aceites o vinagres aromatizados con flores.
Yo, para terminar, me permito hacerte una recomendación: «Pon una flor en la mesa, preferiblemente en el plato».

Ángel Luis Gómez Calle Crítico literario

Profesor de la Escuela de Hostelería del IES Fuente Fresnedo de Laredo.

No hay comentarios hasta el momento.

Sea el primero en dejar un comentario a continuación.

X