Haro, la Rioja Alta Haro, la Rioja Alta
Aznavour encontró Venecia más fría y más gris… y yo, casi igual, a la ciudad de Haro, en la Rioja Alta. Y quizás hasta... Haro, la Rioja Alta

Aznavour encontró Venecia más fría y más gris… y yo, casi igual, a la ciudad de Haro, en la Rioja Alta. Y quizás hasta un poco más abandonada. Es lo que pasa cuando se deja pasar mucho tiempo en visitar alguno de los lugares que han marcado con letras de oro el libro de honor de la vida de uno. Hacía algunos años, quizás demasiados, que no me desplazaba a Haro para pasar el fin de semana. Quizás la última vez fue con mis suegros, que siempre tuvieron su cuartel general de descanso anual en el Hostal El Botero, en Cuzcurrita del Río Tirón, uno de los municipios de la comarca. Hace unos días regresé a Haro con un grupo de amigos, con la intención de siempre: comer bien y beber mejor. Pero como la Venecia de Charles Aznavour, me encontré otro Haro que ya no tenía ese encanto que hacía soñar. Con poco ambiente y que, además, se eclipsaba antes de lo previsto, cuando los bares y restaurantes de la ‘herradura’ cerraban sus puertas. Me pareció que hasta las raciones y pinchos de esa calle mágica de ida y vuelta ya no picaban tanto como antes. Aún así, merece la pena tener a Haro como un lugar de visita obligada. Allí, se sigue comiendo bien y bebiendo mejor. Las bodegas han mejorado mucho su oferta y casi todas ofrecen interesantes visitas guiadas, y hasta menús con las típicas patatas a la riojana y las chuletillas al sarmiento como principales reclamos.
Y sigue habiendo lugares en Haro que continúan con el mismo fulgor que le faltaba a la luna veneciana del cantante francés de origen armenio. Rincones que ahora se adornan con pequeños homenajes en acero al vino y sus bodegueros. Haro, a pesar de sus abundantes solares vacíos y abandonados, mantiene el interés de los amantes de la historia, del vino y del buen yantar. Continúa viva la llamaba para disfrutar de un buen fin de semana en sus bares. Eso sí, antes de que lleguen las once de la noche.

Diego Ruiz Redactor

Santander 1960. Universidad de Cantabria. Sección de Deportes, Cantabria en la Mesa y, a veces, algo de toros.

No hay comentarios hasta el momento.

Sea el primero en dejar un comentario a continuación.