VIII Feria del mejillón en La Mulata VIII Feria del mejillón en La Mulata
Comienza el próximo lunes con un precio de 23 euros. Las ferias gastronómicas que organiza periódicamente La Mulata son siempre un éxito y una... VIII Feria del mejillón en La Mulata
Comienza el próximo lunes con un precio de 23 euros.

Las ferias gastronómicas que organiza periódicamente La Mulata son siempre un éxito y una referencia para quienes disfrutan degustando un producto determinado elaborado de diferentes maneras. Con la llegada del otoño y en plena temporada de este molusco bivalvo, los responsables de este restaurante de la calle Tetuán ponen en marcha el próximo lunes la VIII Feria del Mejillón, que se prolongará hasta el domingo 25 de octubre.

Como siempre sucede en estas ferias, el comensal podrá disfrutar de una degustación ilimitada de las seis raciones que se ofrecen. La única condición, que todos los comensales de la mesa se ajusten al menú, cuyo precio es de 23 euros.

Respecto a la degustación lo ideal es comenzar por una ensalada. Se presentan los mejillones con tomate cortado en tacos, un toque de albahaca, y mozzarella. Un bocado fresco y apetecible para entrar en acción.

A continuación se presenta los mejillones cocido, un clásico, que se acompañan de limón, ali oli o una vinagreta.

Uno de los platos más originales es el ceviche de mejillones, que lleva cilantro, leche de coco, cebolla morada y ají rojo.

La degustación va ganando en intensidad con los mejillones al ajillo. La misma fórmula que las gambas, pero con mejillones y un necesario toque picante que ayuda a avanzar con alguno de los vinos recomendados de las jornadas, un Rueda Verdejo, un Rioja crianza, un Rioja reserva y un Albariño, todos entre unos precios de 10 y 12,25 euros.

Siguiente escalón: los mejillones en salsa de tomate con un toque picante. Un plato bravo e impactante, pero a fin de cuenta un plato que prepara al comensal de cara al colofón brillante que constituyen los mejillones gratinados con espinacas al estilo de ‘La Mulata’.

Terminado el recorrido, como antes se señalaba, existe la posibilidad de repetir con alguno de los platos que más haya gustado…, o con todos. Eso depende solo del hambre y del número de comensales, porque para La Mulata es una seña de identidad que en estas ferias el comensal salga a gusto y satisfecho.

Esta feria no es la última de las programadas en el año. Para el próximo mes está programada la ‘feria de las ferias’ donde se presentan los platos más emblemáticos y demandados de cada iniciativa.

José Luis Pérez Redactor Jefe

Historiador y arqueólogo, trabajo desde los años noventa en El Diario Montañés donde he sido coordinador editorial de publicaciones y actualmente soy redactor jefe. Escribo de gastronomía desde hace algo más de una década y coordino el suplemento Cantabria en la Mesa.

No hay comentarios hasta el momento.

Sea el primero en dejar un comentario a continuación.